Esta casa es una pradera 2.0

artículo

El segundo concepto que os proponemos es: RECOGIDA y ACUMULACIÓN; la antigua vivienda era convexa, la actual es cóncava.

“La capacidad que tiene la gravedad para mantener la cohesión del propio planeta, sus aguas, su biosfera, y otras capas protectoras, como, así mismo, hacer que la lluvia llegue a la tierra, se combina, de este modo, con la capacidad de la vasta vegetación de acumular radiación solar mediante fotosíntesis y almacenar esta energía de manera que pueda convertirse en alcohol de modo rápido y eficaz”. B. Fuller “Introducción. Conejillo de Indias B de Inventions” 1983. Edición consultada “El Capitán Etéreo y otros escritos” Colección Arquilectura, nº46, Murcia 2003.

La antigua vivienda era un objeto convexo en el paisaje. Dejaba que los flujos, las energías naturales se deslizaran, la acariciaran y huyeran. Las crisis medioambientales y económicas fuerzan una visión cóncava, donde los flujos externos deben capitalizarse, donde la vivienda se vuelve el escenario del ahorro. La innovación y la investigación en productos e instalaciones para edificación se dirigen a poder utilizar la arquitectura como acumulador de energías naturales, como almacén de recursos renovables. La arquitectura funciona como un cuenco que contiene la energía, la preserva y la administra posteriormente.

Valgan cómo ejemplo las lavanderías EBO. La agencia danesa de gestión del agua EBO consulto a LTD para desarrollar un concepto de lavanderías automáticas con la permanente utilización del agua en circuito cerrado. La primera fue abierta en 1997 en Copenhague: con un acuario de 6m3, sus filtros y sus agentes químicos aseguraban la limpieza y purificación del agua, lo que permitía utilizar el mismo agua de lavado durante 4 años. En el 2000 la misma agencia abrió una lavandería de 24 máquinas con un sistema análogo y capaz de restituir 15 m3 que respondían a los standard daneses de agua potable. El ahorro económico se valora en 80000 euros por año (www.ebo.dk).